Aguacate, una fruta de cosecha permanente en RD

En República Dominicana consumir aguacate es una posibilidad que se da durante todo el año, pero con potencial y precios diferentes. No es igual la oferta que se produce de junio a noviembre que la de marzo a junio, cuando se producen los ciclos de cosecha extremos.

La explicación de que entre junio y noviembre el precio promedio por unidad de aguacate fluctúe entre RD$20 y RD$30 y para la época de marzo a junio llegue hasta a RD$70 y RD$80 la unidad, es que la oferta varía. De junio a noviembre se cosecha el 70% de la producción nacional de aguacates y de marzo a junio la oferta baja a un 4%.

Con diferentes niveles de oferta, durante el año entero en el país se consume aguacate, de producción nacional. También se exporta.

Amplia gama de variedades

Con unas 20 variedades de la fruta, República Dominicana es el segundo mayor productor mundial y el octavo exportador. Pero en esta última modalidad, tiene debilidades que limitan su potencial. La producción nacional supera las 300 mil toneladas métricas y las exportaciones alcanzan unos US$23.0 millones anuales, menos del 4% de las exportaciones mundiales.

Consumir aguacate en la República Dominicana ya no es una posibilidad exclusiva del período verano-otoñal. Con diferencias en los volúmenes de oferta, y lógicamente de precios, la fruta puede ser adquirida durante todo el año.

Con una superficie cultivada que según estimaciones del presidente del Clúster del Aguacate, José Rosa, alcanza las 500 mil tareas, y una productividad en aumento, el aguacate está presente en todas las épocas del año, superando los tiempos en que la siembra, regularmente, era en patios, como árbol de sombra, y sólo se cosechaba entre junio y noviembre. Este período sigue siendo el que concentra la mayor oferta de la fruta, con un 70%. Entre diciembre y febrero se oferta el 22% de la producción, mientras que de marzo a junio se origina la menor cosecha de aguacate, con solo un 4%, según establece una guía técnica sobre el cultivo de aguacate, elaborada por el Consejo Nacional de Competitividad (CNC), el Clúster del Aguacate y la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD).

Las regiones del país donde se produce la mayor cantidad de la fruta son Altamira, Moca, San Cristóbal, Baní, Ocoa, Mao, La Romana, Montecristi, Duvergé y Elías Piña.

Las primeras plantaciones comerciales de aguacate fueron establecidas en Altamira, Guananico y Moca. Se utilizaron plantas de la variedad Cultivares Criollos. Posteriormente, se introdujeron plantas injertas de variedades seleccionadas de La Florida y Puerto Rico, y plantadas mayoritariamente en comunidades de la región Sur del país.

La clave, más variedades

La oferta permanente de la fruta ha sido posible por la introducción de nuevas variedades. La investigación determinó que en el país se cultivan 19 variedades de aguacate, encabezada por la Semil-34, criollo, que representa cerca del 70% de la producción. Su período de plena producción se registra de octubre a febrero.

Le sigue la Hass, con 13.18% y la Cultivares Criollos y Choquette, con 8.61 y 5.70%, respectivamente. Otras variedades minoritarias son Beneke, muy versátil porque se puede sembrar a cualquier altura y que es más cultivada en Cambita, San Cristóbal, y la Karla, esta última cultivada por la familia del general Carlos Castillo en la zona de San José de Ocoa. Es una variedad casi exclusivamente para exportar. Su cosecha es entre febrero y abril.

La clasificación más productiva es el aguacate morado, porque la producción se reparte o distribuye, es decir que mientras hay una cosecha lista para corte, la mata tiene otra a un 50% de tiempo, y un remanente a un 25%, y floreciendo. Es una producción continua, dijo José Rosa.

El cultivo y el número de productores de aguacate han estado en aumento constante en los últimos años, excepto en 2004 y 2005 cuando se produjo una caída con respecto al 2003, que tenía la producción récord hasta entonces, de 274,178.2 toneladas métricas. Ya la producción supera las 300 mil toneladas métricas.

Según la guía técnica del CNC y la JAD, “el aguacate es una planta muy popular en la República Dominicana, común en los patios por su sombra y sus frutos, y además considerado por los productores como uno de los frutales más rentables”, y que su exuberante desarrollo, la menor demanda de atención y la flexibilidad de extensión del período de cosecha, lo hacen ideal para aquellos que cultivan pequeños predios como un entretenimiento o hobby.

Aguacate es nativo de América tropical

El aguacate o persea americana, es nativo de América tropical, pertenece a la familia Laurácea. Por su volumen de producción y mercado, es la cuarta fruta tropical más importante en el mundo. Es un árbol erecto que alcanza de 6 a 20 metros de altura, con tronco torcido y ramas relativamente bajas, corteza áspera y hojas alternas, según lo define otro estudio del CNC. Sus flores son axilares, insertadas cerca de la base de los brotes nuevos. El fruto del aguacate es grande, oblicuo y globoso con un ápice redondeado, la semilla interior tiene morfología similar al fruto. La mejor forma de propagación de la plantación es por injerto.

La industrialización, una opción necesaria

El presidente del Clúster del Aguacate, José Rosa, sugirió que se industrialice la fruta, porque se pierde una gran proporción de la producción. Indicó que a pesar del aumento de la oferta en el país solo hay una industria que procesa el aguacate, convirtiéndolo en guacamole. El producto lo exporta. Agregó que del aguacate, que también tiene uso cosmético y farmacéutico, se puede producir un aceite tan importante como el de oliva. Pero industrializarlo requiere de inversiones que los pequeños productores no pueden hacer.

Fuente:elcaribe.com.do