ALERTA: Brote influenza y amenaza de difteria en República Dominicana

El registro de cuatro defunciones, dentro de los brotes de influenza que hay en el país, incluyendo el virus del tipo AH1N1, constituyen una amenaza que obliga a las autoridades del Ministerio de Salud Pública a tomar medidas de control, para evitar una epidemia.

Asimismo, los dominicanos están amenazados por la difteria, una enfermedad infecciosa producida por una bacteria que se aloja la garganta y se trasmite de persona a persona.

Ante la situación, las autoridades del Ministerio de Salud exhortan a los ciudadanos a seguir una serie de medidas de higiene y control para evitar las enfermedades. En el caso de la influenza, el mapa epidemiológico registra su incidencia en el Gran Santo Domingo, San Cristóbal, Santiago, Puerto Plata, La Vega, Duarte, María Trinidad Sánchez, Sánchez Ramírez y Hermanas Mirabal.

Mientras tanto, la circulación del virus del tipo AH1N1 se ha detectado en las provincias Duarte, La Romana, La Vega, Montecristi, Puerto Plata, San Cristóbal, San Juan, Santiago y Santo Domingo.

El boletín de la semana epidemiológica número 11 que abarca hasta el 17 de este mes, da cuenta que la influenza, las enfermedades febriles respiratorias agudas (IRA) altas y bajas y la infección respiratoria aguda grave (IRAG) es alta con la notificación de 346 casos, incluyendo los fallecidos, en las últimas cuatro semanas. En total, el sistema reporta 98, 909 eventos de la enfermedad respiratoria aguda.

Raquel Pimentel, directora de Epidemiología, dijo que para prevenir la enfermedad y limitar la propagación del virus, las personas deben evitar toser o estornudar encima de otro, y taparse la boca y nariz con el codo doblado.

Indicó que las personas con enfermedad crónica como hipertensión arterial, cáncer, asma, diabetes, insuficiencia renal, pulmonar o respiratoria, que presentan síntomas de fiebre, ardor en los ojos, dolores articulares o de coyunturas y malestar general, deben acudir de inmediato a un centro de salud. Similar conducta deben adoptar las embarazadas, los padres de menores de cinco años, las personas con edades de 65 años o más y las que están en proceso de quimioterapia o de hemodiálisis.