Esto es lo que puede pasar con tus dientes si eres adicto a la gaseosa

Imágenes chocantes muestran la dentadura de un hombre aficionado a la gaseosa. La misma luce completamente destruida por las caries.

Un hombre que tomaba 6 litros de gaseosa al día ha mostrado fotos de cómo quedaron sus dientes a causa su adicción a la bebida azucarada.

Michael Sheridan, de 32 años, mostró sus dientes completamente destruidos, por lo que se vio obligado a ingerir solamente comidas blandas durante una década.

Ahora, cuenta con una completa dentadura postiza.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD:

El consumo de gaseosas.
La gaseosa es la bebida que más se consume en todo el mundo, pero también es una de las más nocivas para la salud. Problemas metabólicos, obesidad, osteoporosis, diabetes, malestares cardíacos, y cuadros alérgicos serían algunas de las consecuencias de consumir este producto, advirtió el Dr. Santiago Mestanza, gastroenterólogo del SISOL.

Esta bebida está compuesta por carbohidratos refinados, además de edulcorantes artificiales como la tartrazina y el aspartamo, que pueden desatar cuadros alérgicos desde catarros, secreción nasal, urticaria, rinitis estacional y asma.

La gaseosa es el principal generador de problemas metabólicos porque contiene fructosa, que altera la insulina y la leptina (a nivel de la glucosa) provocando diabetes, falta de apetito o apetencia voraz por algunos alimentos.

“Está demostrado que un vaso regular de gaseosa equivale a 150 calorías, que son de 8 a 10 cucharaditas de azúcar. Si esa persona no hace actividad física regular, esas calorías se almacenan como energía, colesterol, triglicéridos; lo que provoca obesidad, sobrepeso, o diabetes”, indicó el especialista.

En el caso de las gaseosas oscuras, contienen cafeína que tiene propiedades adictivas, además que alteran el sistema nervioso, el sistema cardiovascular, y provocan palpitaciones.

Los productos “ligth” tampoco son garantía de salud.. Según estudios realizados en Estados Unidos, comparando con las bebidas regulares, está demostrado que ambas llevan al sobrepeso, a la obesidad y pueden producir osteoporosis, hígado graso, síndrome metabólico y formación de cálculos renales.

Deja un comentario, tu opinión es importante para nosotros.