Tener una esposa regañona, es favorable para tu salud

De acuerdo con un estudio realizado por la Michigan Sate University, el tener una esposa regañona,puede resultar benéfico para la salud.

Para los hombres, un matrimonio infeliz puede retrasar el desarrollo de la diabetes y promover un tratamiento exitoso, una vez que contraen la enfermedad, según un estudio nacional dirigido por un sociólogo de la Universidad Estatal de Michigan.

Puede ser porque las esposas están constantemente regulando los comportamientos de salud de su esposo, especialmente si él tiene mala salud o es diabético. Y si bien, esto puede mejorar la salud del esposo, también puede verse como algo molesto y provocar hostilidad y angustia emocional.

El estudio desafía la suposición tradicional de que la calidad marital negativa siempre es perjudicial para la salud”, dijo Hui Liu, profesor asociado de sociología de la MSU e investigador principal de la investigación financiada con fondos federales. ” A veces, regañar es cuidar”, precisó.

Usando datos del Proyecto Nacional de Vida Social, Salud y Envejecimiento, Liu y sus colegas analizaron los resultados de encuestas de mil 228 casados durante cinco años. Al inicio del estudio, los encuestados tenían entre 57 y 85 años; 389 tenían diabetes al final del estudio.

Liu, un experto en salud basada en la población y ciencias de la familia, investigó el papel de la calidad marital en el manejo y el riesgo de la diabetes y descubrió dos grandes diferencias de género:

* El hallazgo más sorprendente fue que, para los hombres, un aumento en la calidad conyugal negativa disminuyó el riesgo de desarrollar diabetes y aumentó las posibilidades de controlar la enfermedad después de su aparición. La diabetes requiere un monitoreo frecuente que las esposas podrían estar presionando al esposo a hacer, aumentando su salud, pero también aumentando la tensión marital con el tiempo.

Para las mujeres, un buen matrimonio se relacionó con un menor riesgo de ser diabético, cinco años después. Las mujeres pueden ser más sensibles que los hombres a la calidad de una relación y, por lo tanto, es más probable que experimenten un aumento de la salud a partir de una relación de buena calidad, dijo Liu.

“Dado que la diabetes es la enfermedad crónica de crecimiento más rápido en los Estados Unidos, la implementación de políticas públicas y programas diseñados para promover la calidad marital también debería reducir el riesgo de diabetes y promover la salud y la longevidad, especialmente para las mujeres de más edad”, dice el estudio.